Menéndez Salmón: “No responder, preguntar; no ilustrar, inquirir”

A menudo los personajes de Menéndez Salmón se hacen las mismas preguntas que los filósofos. ¿Cuál es la diferencia? De las relaciones entre literatura y su hermana, la filosofía, hablamos con el escritor asturiano.
Continúa leyendo Menéndez Salmón: “No responder, preguntar; no ilustrar, inquirir”

Spinoza: la herejía perpetua

Borges le dedicó hermosos versos, Freud confesó la dependencia de sus enseñanzas, Goethe que había obrado maravillas en él y Hegel que “para ser filósofo, primero hay que ser spinozista”. Son numerosos los ejemplos que hablan del predicamento que las enseñanzas del pensador holandés Baruch de Spinoza ganaron a lo largo de los años. Lo tuvieron al principio un selecto y mínimo círculo de seguidores a quienes maravillaba con su sorprendente razonamiento, sus inusuales ideas y sus modernas insinuaciones. 340 años después de su muerte, los siglos, el conocimiento y la extensión de su legado siguen incorporando audiencia y entusiasmo a la comunidad spinozista.

Continúa leyendo Spinoza: la herejía perpetua

Las palabras de la ira

Estas son las redactadas para expulsar al díscolo filósofo Baruch de Spinoza de su comunidad, de la religión judía en el siglo XVII (1656). Destilan un odio vibrante, expansivo y fulminante que  viaja a través de los siglos componiendo un destilado de todo lo peor de lo que son capaces las religiones cuando se creen “la única” o “la buena”.
Continúa leyendo Las palabras de la ira